Logo Secretaría General Alcaldía Mayor de Bogotá

Secretaría General Alcaldía Mayor de Bogotá

Logo Administración Distrital Default

Dirección Distrital de Relaciones Internacionales

Proyectos EstratégicosBuenas PrácticasAgendaOrgullo BogotanoNoticias

Usted está aquí

Bogotá Aprende, el programa de transferencia de conocimiento de la capital

Por: gestorweb
Publicado el: Agosto 2017
Conversamos con el programa de transferencia de conocimiento de la Alcaldía Mayor de Bogotá, el Programa de Buenas Prácticas: Bogotá Aprende para conocer cómo se manejan estos procesos de gestión del conocimiento en el sector público

Si bien la era de la información ha sido clave al instrumentalizar la tecnología y los sistemas de información como áreas de apoyo en las organizaciones, ha sido durante las últimas décadas cuando el conocimiento más que nunca se sitúa no solo como el activo de mayor valor para las organizaciones sino como una de las grandes ventajas competitivas para su supervivencia.

El problema radica en que en los países en vías de desarrollo, las organizaciones (públicas y privadas) aún siguen viendo el conocimiento como un sistema de apoyo en lugar de su principal recurso.

La condición para que una organización desarrolle recursos intangibles como el conocimiento, es construir una entidad dispuesta y capaz de adquirir ese conocimiento, de compartirlo, administrarlo, desarrollarlo y multiplicarlo dentro y fuera de su entorno.

De ahí el reto para las organizaciones para facilitar escenarios que permitan desarrollar nuevos conocimientos en su interior, e identificar estrategias para evitar la pérdida de conocimiento en las rotaciones de personal.

Conversamos con el programa de transferencia de conocimiento de la Alcaldía Mayor de Bogotá, el Programa de Buenas Prácticas: Bogotá Aprende para conocer cómo se manejan estos procesos de gestión del conocimiento en el sector público.

Cámara de Comercio de Bogotá - CCB: ¿Qué es “Bogotá Aprende”?

Bogotá Aprende - B.A: Es un programa de la Alcaldía Mayor de Bogotá que facilita la transferencia de conocimientos que responden a los retos que actualmente enfrenta la ciudad.

CCB: En términos prácticos, ¿estamos hablando de envío de información?

B.A: No, hagamos distinción entre información y conocimiento. La primera hace referencia a datos sueltos, sin un significado específico. Ésta cobra sentido cuando está organizada y localizada en un contexto que le brinda significado; al darse una mayor comprensión, la información se convierte en conocimiento. Es decir, el conocimiento involucra procesos más complejos tanto de estructura como cognitivos y de interpretación. Como ya aclaramos que el conocimiento debe tener algún grado de sistematización, “Bogotá Aprende” se enfoca en conocimiento estructurado y analizado como una buena práctica. Y cómo no queremos enviar información sino aprender conceptos más elaborados, las transferencias implican el encuentro entre las partes para que haya una transferencia efectiva, para que Bogotá Aprenda.

 

CCB: ¿Qué es una buena práctica?

B.A: Es una intervención innovadora que presentó excelentes resultados y que, además, ha comprobado su potencial de réplica para ser implementada en otros contextos. Existen también casos emblemáticos que no tuvieron buenos resultados y que, por lo mismo, las lecciones aprendidas que quedaron son muy valiosas en tanto alertas para la formulación de nuevos programas o políticas. De ambos se aprende.

 

CCB: ¿Es decir, traen buenas prácticas de otras latitudes?

B.A: Si, aunque ese no es el fin. Las traemos y las procesamos. “Traer” sugiere un proceso de importación en donde dejo intacto el bien que estoy ingresando. El espíritu de este programa es acercar al Distrito a buenas prácticas internacionales para que nutran la planeación de proyectos locales. Entendemos las buenas prácticas como fuente de inspiración para rediseñar y adaptar una versión que encaje en la lógica social en donde será insertada. En otras palabras, creamos la versión bogotana. Esta es una de las grandes bondades de este programa: no se copia y pega. Por el contrario, abre escenarios en donde los equipos del distrito puedan sacar todo su potencial innovador para generar conocimiento hecho a la medida de las particularidades de Bogotá.

 

CCB: ¿No es muy común ver programas de conocimiento e innovación en el sector público, verdad?

B.A: Lamentablemente no. La gente asocia los procesos de gestión del conocimiento y de innovación con laboratorios sofisticadísimos de empresa privada o de entidades como la NASA. La innovación es tan o más importante en el sector público. Existen, por ejemplo, áreas como la innovación social que estudia y potencia soluciones innovadoras a problemas sociales y ambientales. Pero eso está cambiando. Poco a poco han surgido en Colombia algunas iniciativas que, si bien aún actúan tímidamente, están proponiendo escenarios de experimentación interesantes como el laboratorio de innovación de la Veeduría Distrital en donde ciudadanos y funcionarios trabajan juntos en una solución para un reto de ciudad.

 

CCB: ¿Qué beneficios le trae este programa tanto a la Alcaldía como a la ciudad?

B.A: Muchos. Primero, el conocimiento no queda en la cabeza de quien atendió la visita, o de quien viajó a conocer el caso de éxito. Obligatoriamente se hacen ejercicios de socialización para garantizar que el conocimiento permee la Institución, que “Bogotá Aprenda”. Segundo, no se desperdician tiempo ni recursos “copiando” intervenciones que no van a funcionar acá. Brindamos herramientas para que se hagan análisis de replicabilidad previos. Por último, el proceso queda documentado y disponible para quien quiera acceder a él, hoy o dentro de 10 años.

 

CCB: ¿Cuál fue la primera necesidad de conocimiento que recibió el programa?

B.A: Aprender qué era el diseño arquitectónico orientado hacia la bicicleta y su implementación para el Centro de la Bici. Se mapearon varios casos de éxito en Japón, países nórdicos y Holanda. Se seleccionaron los aprendizajes de Amsterdam y se diseñó una ruta de aprendizaje en la que el mayor expositor de esta línea de pensamiento, el Arq. Steven Fleming trabajó con un equipo interdisciplinario del distrito para ver qué de eso era efectivamente replicable en Bogotá.

 

CCB: ¿Qué otras necesidades de conocimiento están atendiendo?

B.A: Para las necesidades de modelos de gestión para orquestas sinfónicas no-estatales estamos trabajando con Holanda; para los modelos de captura de valor inmobiliario del Metro lo hacemos con países asiáticos, y para la formación técnica de mecánica de bicicleta vamos de la mano de Alemania. Estamos atendiendo otros requerimientos que están en estructuración.

 

CCB: Una vez que se den los encuentros entre las partes, ¿finaliza el proceso?

B.A: No. Bogotá Aprende ofrece un taller de sistematización de aprendizajes en donde se hace una reflexión cuidadosa para identificar qué de lo compartido es replicable y que no. Lo que pasa el filtro se categoriza en un plan de innovación en el que se asignan tiempo, recursos y actores necesarios. Es decir, cerramos el ciclo de la gestión del conocimiento para garantizar apropiación.

 

 

Filtro de noticias